Recent Posts

Historias de victimas, desaparecidos en el edificio colapsado cerca de Miami Beach




Vinieron aquí a compartir en el mar, en la arena.

Vinieron a retirarse. Vinieron a trabajar. Llegaron a las Champlain Towers en Surfside para escapar o para empezar de nuevo. Vinieron para curarse, para vacunarse o simplemente para pescar en el mar azul claro. Vinieron de los inviernos fríos en el norte. Venían de la incertidumbre de los países de nuestro sur. Vinieron por una última y desesperada oportunidad.


Más de 150 personas que permanecen desaparecidas estaban separadas, pero juntas en la torre de condominios Champlain Towers South en Surfside en las primeras horas de la madrugada del jueves cuando el edificio se vino abajo.


Todos tenían diferentes razones para estar allí esa noche. Pero sus historias se cruzan en un solo momento.

Para algunos, poder vivir en Miami Beach era parte de un plan perfecto.




VINO DE NUEVA YORK EN BUSCA DE UNA MEJOR VIDA

Estelle Hedaya nunca había sido tan feliz. Se mudó al sur de la Florida en 2015 para un trabajo ideal con una compañía internacional de joyería y viajó por el mundo, mientras publicaba en su blog de comida y viajes. Los videos de ejercicios y las fotos de sus viajes iluminaron las cuentas de Instagram de sus amigos. Ahora, a los 50 años, estaba viviendo su mejor vida.


Organizó una reunión nocturna en Zoom con sus amigos durante la pandemia, sentada en su balcón frente al Atlántico.

“Si había algo divertido que hacer, ella era la primera en la fila”, dijo su amiga de toda la vida Mary Beth Silverman.


En uno de los otros condominios, Juan Mora Jr., graduado de la Belen Jesuit Preparatory, aprovechó la oportunidad para salir de Chicago y escapar al sur de la Florida durante unas semanas para visitar a sus padres, Juan y Ana, que se habían retirado a un condominio en la torre Champlain.


Juan disfrutaba de regresar a su ciudad natal y ponerse al día con los amigos de la secundaria, que ya eran amigos de toda la vida. Y el mar detrás del condominio de sus padres era el panorama perfecto para pintar nuevos recuerdos. Reunió a un par de amigos de la secundaria y se fueron a pescar a pocas cuadras del condominio de sus padres, en lo que podría ser el último fin de semana de su vida.


LA AVENTURA DE ESTA PAREJA EN MIAMI

Su momento era ahora. Tiempo para parejas como Cassie Stratton, de 40 años, y su esposo, Mike, de 66. Este era el momento para disfrutar de la vida en el sur de la Florida. La pareja se había conocido hace siete años en una fiesta, se casaron dos años más tarde y vivían algunos meses en Surfside. Modelo e instructora de Pilates, Cassie nació en Nueva Orleans y dividía su tiempo entre Nueva York y Surfside, donde la pareja había vivido durante cuatro años.





Sus aventuras los llevaron por todo Miami, donde siempre encontraron más que hacer de lo que les permitía el tiempo.


“Ella estaba llena de vida, siempre estábamos haciendo algo. Hay tantos lugares interesantes para ir en Miami y lo aprovechamos todo”, dijo Mike Stratton.


Mike, estratega político, estaba en un viaje de negocios a Washington cuando Cassie lo llamó a la 1:30 de la mañana, frenética de que el edificio se había sacudido. Ella estaba en el teléfono con él cuando miró por la ventana y vio un sumidero donde